Escrache a la senadora popular Mª Ángeles Ortega

Hoy jueves la PAH de Ávila hemos estado escracheando el barrio de la senadora del PP, Mª Ángeles Ortega Rodríguez.

Vídeos de AvilaRed

Nuestro objetivo era informar al barrio y sus vecinos, incluida la senadora, acerca de la situación real de los afectad@s en nuestra ciudad, así como recoger firmas en favor de la Plataforma. Y así lo hemos hecho, encontrándonos una vez más con el apoyo popular en las calles, ese que no parece existir en el Parlamento.

Hoy mismo se vota en una Comisión Parlamentaria los restos de la ILP avalada por más de 1,400.000 firmas autentificadas. El Grupo Promotor ha decidido pedir la retirada.

Nuestra propuesta, de mínimos, y que creemos una solución beneficiosa para todas las partes, incluía tres puntos muy simples: dación en pago retroactiva, alquiler social y paralización de lanzamiento. El PP sin embargo ha borrado con su mayoría absolutista los artículos de la ILP y ha escrito sus reformas legislativas, nuevos parches para una situación insostenible.

La ciudadanía no aguanta más tanto atropello. El señor Pujalte, diputado del PP, nos acusa de querer comprarnos una vivienda nueva, con la dación en pago; mientras la señora Cospedal nos informa de lo que ella cree que hacen sus votantes: dejar de comer para pagar al banco. No nos extraña que cada vez le queden menos votantes, señora Cospedal, seguro que ellos no reciben sobresueldos ni donaciones de grandes empresas.

Desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca sin embargo cada vez observamos como la ciudadanía apoya más intensamente las reivindicaciones y se suma a las acciones y campañas de la PAH.

Hoy por ejemplo la Policía Nacional nos ha impedido informar a los vecinos de algunos de los edificios donde suponemos vivirá la senadora escracheada, mediante un cordón policial; sin embargo en la calle nos hemos encontrado con varios de ellos, que no han dudado en recoger nuestra hoja de firmas y octavillas informativas, para hacer ellos lo que pretendíamos nosotros realizar: ejercer nuestro derecho fundamental a la libertad de expresión e información, hacia el barrio y sus habitantes, incluida la senadora. También hemos informado a los policías, y el jefe del operativo se ha comprometido personalmente a hacer llegar a la senadora las cartas de varios de los afectados presentes.

Repetiremos el escrache cuantas veces sea necesario, y llegar a todos los barrios donde los políticos, elegidos en las urnas por la ciudadanía de Ávila, prefieran hacer caso omiso de las necesidades y soluciones de la gente, y  por el contrario votar lo que su Partido les ordene, tras recibir el argumentario, por si les preguntan., ya que por lo general desconocen la auténtica realidad de la calle. Esperamos que la señora Ortega, dada su profesión de Psicóloga, no sea capaz de repetir las absurdas declaraciones de los Jefes del Partido, los que le dicen qué tiene que votar, para mantener el puesto.

Además interpondremos la queja formal correspondiente ante la Subdelegación del Gobierno, por la actuación ilegítima de la Policía Nacional, sin menoscabo de las acciones legales  que pudieran corresponder, en caso de que volviera a repetirse la misma  situación. Las instrucciones políticas ilegales deben incumplirse, no sólo en atención al Código Deontológico de la Policía, si no porque lo dice la Ley, la Constitución y las sentencias del Tribunal Constitucional.

No nos extraña este proceder del Gobierno, aunque concuerda mal con la presencia e influencia de los lobbies en nuestro país. No parece que la Policía tenga las mismas instrucciones de protección de la libre voluntad de los diputados y senadores frente a movimientos sociales de marcado carácter pacífico, que frente a empresas que realizan grandes donaciones a los partidos; o frente a los bufetes de abogados que mantienen conversaciones y trasiego de dossiers y documentación con diputados y asesores, de forma prácticamente diaria. Aquí priva el cóctel y el vino de honor, donde empresarios y políticos pueden hablar tranquilamente de “sus cosas”, mientras que los ciudadanos de a pié, que recorren las calles puerta por puerta, hablando con los vecinos, son interceptados por las fuerzas policiales, como si de bandidos se tratara.

Es evidente el doble rasero, que parece graduarse sólo por el dinero, el poder y la influencia.

No nos pueden callar, ni tampoco impedir que caminemos por la vía pública. SÍ SE PUEDE, PERO NO QUIEREN

Queja subdelegación escrache

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s